“Me siento autosuficiente”, gracias a su perseverancia, David trabaja en la sucursal de una reconocida farmacia.

David Olivares Bravo tiene 20 años y está diagnosticado con Síndrome X Frágil . Es fanático del Colo-Colo, le gusta buscar temas de rap en YouTube y suele ver partidos del Barcelona y el Real Madrid en la televisión. Si bien es bastante tímido para expresarse, se percibe el orgullo en sus ojos cuando menciona que por fin está trabajando.

David es funcionario en las bodegas de abastecimiento de la cadena de farmacias Salcobrand, ubicadas en el barrio industrial de San Bernardo. Su trabajo consta de etiquetar remedios, armar cajas, transportar palets desde la bodega a los camiones que distribuyen los medicamentos, a otras partes de Santiago, entre otras funciones. Además de éstas, debe interactuar a diario con compañeros de trabajo y su jefatura, lo que lo ha ayudado a socializar y superar su timidez de manera paulatina.

De lunes a viernes, de 8 a 18:30 horas, David se levanta feliz para dar lo mejor de sí mismo, trabajando bajo todo lo que implica la ley: contrato renovable por dos meses, para luego pasar a contrato indefinido, además de recibir bonos por metas que pueda alcanzar según su desempeño.

Todo esto fue posible gracias al constante apoyo de la Corporación X Frágil Chile, que se puso en contacto con la entidad Fundación Tacal, encargada de capacitar a David, insistiendo en el proceso de búsqueda laboral y preocupada de su bienestar el de y su familia.

Asimismo, la persistencia de David por conseguir trabajo ha sido fundamental y su madre, Laura Bravo, le ha inculcado la importancia de salir adelante.

“Siempre anda buscando en qué trabajar. Había días que llegaba todo sucio porque le ayudaba a un vecino a acarrear carbón. En otras ocasiones, se le escuchaba decir: Vecino, ¿le limpio el auto?”, dice Laura entre risas, afirmando que cuando se trata de ejercer algún tipo de labor, nadie puede detener a su hijo.

“Me siento autosuficiente”, afirma David cuando le preguntan por qué le gusta trabajar. Si bien este es su primer empleo con contrato, dice que siempre ha estado haciendo “pololitos”. A esto se suma su gran habilidad con las manualidades, como pintar cuadros grandes de madera, artesanía y otro tipo de labores que aprendió en los talleres multifuncionales de su escuela especial.

Uno de sus sueños es comprar una parcela para disfrutarla junto a su madre y sabe que debe trabajar para conseguirlo. “Hay que hacerle empeño. Buscar pega de a poco. Insistir”, es el consejo de David para todos aquellos que se encuentren en la situación de buscar trabajo, pero que aún no logran conseguirlo. “Sin trabajo uno se empieza a aburrir. Tres o cuatro veces fui a Tacal a preguntar si había trabajo. Un año después, salió”.

Con su primer sueldo, David invitó a su hermana, a su abuela y su mamá a almorzar a un restaurant. Además, se compró ropa nueva “con la plata que me gané”.

Su madre, pilar fundamental, menciona que es importante creer en ellos y darle la suficiente libertad para que prueben sus capacidades. Estar ahí para cuidarlos, pero no limitarlos, porque siempre terminan sorprendiendo de la mejor manera. Sólo hay que confiar de que al final, sacarán lo mejor de sí mismos.

David: “HAY QUE HCERLE EMPEÑO Y NO TENER MIEDO!”

Posted by Fundación Tacal on viernes, 9 de marzo de 2018

 David Olivares Bravo, 20 años.

3 comentarios en ““Me siento autosuficiente”, gracias a su perseverancia, David trabaja en la sucursal de una reconocida farmacia.

  • Me encanto encuentro que ayudan mucho 😻😘😘♥️💜💔❤️💚💕💖💛💞💘💓💙💟😀😄😅😬😁😆😉😇😂😃👻

  • Que hermoso testimonio. David es un ejemplo de perseverancia y auto-superación que nos ayuda a creer en las capacidades de nuestros hijos para salir adelante. Me emociona profundamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − 7 =